Ni Tsan en el Templo Xun Wen

El Maestro Xun-zhung construyó una sala para meditación en la puerta este de Wu Xieh y la llamó “El Templo de Xun Wen”. Es un lugar tranquilo, espacioso y luminoso, donde descanso… Descarto todos los asuntos mundanos y dejo a mi mente vagar en un mundo de simpleza y pureza.
Temprano por la mañana, después de refrescarme, me concentro en los sutras.
Todo el día me mantengo en compañía de los antiguos Taoístas.
Me olvido de mi mismo y alcanzo Tao.
Que feliz estoy cuando he obtenido Tao.
A los pies de la Colina Xi Shen hay un arroyo, dulce y claro, diferente del agua común.
La colina está a sólo unas pocas millas al Oeste del templo.
Por la mañana y por la noche llevo a casa el agua del arroyo y hago té.
Después de haber estudiado los libros Taoístas bebo este agua. Estoy lleno de alegría y canto así:

¡Que profundamente silencioso es el templo de Tao!
Ilimitado e infinito, es el lugar de residencia de lo divino.
El salón de luz es amplio y alto, también reverenciado con silencio.
Árboles con hojas coloridas están creciendo y extendiéndose.
Olvidado de las palabras paseo y descanso aquí.
He descartado el mundo de la fama y la ganancia.
Que elegante el sol de la mañana brillando sobre las balsas y los aleros.
Que frescas son la terraza y la laguna después de la lluvia.
Quemo incienso para romper el profundo silencio,
Y bebo el agua del arroyo y me relajo con alegría.
Penetro las maravillas de Tao,
Y canto lo antiguos sutras.
Cuando mi mente está cómoda mi espíritu está alegre.
Cuando se obtiene el entendimiento, no queda nada por comprender.
¿Quién puede decir que el reino del Tao está lejos nuestro?
Que tranquilo es, como al comienzo del Cielo y la Tierra.

Anuncios