Según el Maestro occidental Claudio Naranjo, el desarrollo
psicoespiritual consiste en un 50% de Atención-Consciencia y un
50% de Espontaneidad-Creatividad. Esta visión coincide
plenamente con el principio de “Zorba el Buda” acuñado por el
Maestro oriental Osho. El aspecto “Zorba” está tomado de la
película “Zorba el griego”. Se trata de alguien que vive la vida con
instinto y con apasionamiento, con entusiasmo y con júbilo. Alguien
que danza, alguien que vibra, alguien que se enciende. En el otro
extremo de la polaridad está el aspecto “Buda”, y hace referencia a
alguien que ha “despertado” a su verdad profunda y esencial. Se
trata de alguien que vive la vida con corazón y con ecuanimidad,
con serenidad y sabiduría. Alguien que contempla, alguien que
sonríe, alguien que acoge.
La vía para desarrollar esta plenitud en nosotros es la Meditación,
que consiste en el proceso de educarnos, desarrollarnos y crecer
hasta desvelar, reconstruir y experimentar nuestra Naturaleza
esencial y nuestra Identidad primordial, para desde ahí poder vivir la
vida con autenticidad y confianza.
Pero… dicen l@s que lo han transitado, el Camino no siempre es
fácil y sencillo y en general, nunca es directo. Así, la Meditación es
una aventura, un gran viaje existencial hasta el mismísimo centro de
nuestro ser.

Anuncios