LA CAUSA


He buscado la causa profunda
de la felicidad humana.
Nunca la he encontrado
en el dinero, en el lujo,
en el propio provecho,
en el poder, en el ocio,
en el ruido, en el placer.

En las personas felices
he encontrado siempre
una rica vida interior,
una alegría espontánea
hacia las cosas pequeñas,
una gran sencillez.

En las personas felices
me ha impresionado siempre
la falta de envidias insensatas.
En las personas felices
no he encontrado nunca
impaciencia, agresividad o divismo,
y siempre poseían una gran dosis de humor.

(Phil Bosmans)

Anuncios