El Amor y la sexualidad – de las raíces a los frutos

“El amor puede ser comparado a un árbol. En este árbol la sexualidad representa las raíces, raíces que están profundamente sumergidas en el ser humano: no puede arrancarlas y no debe intentar hacerlo, porque le son tan indispensables como las raíces lo son para el árbol. Lo que debe hacer solamente es explorar el amor buscándolo más arriba, más lejos, en el tronco, las ramas, las hojas, las flores y los frutos. Y las flores y los frutos del amor son el sacrificio.
El amor más espiritual recibe su impulso de la fuerza sexual, pero debemos aprender cómo cultivarlo, cómo regarlo y protegerlo de los insectos y de las tempestades. Aquel que prueba los frutos del árbol del Amor, conoce el sabor de la inmortalidad y de la vida eterna.”

Omraam Mikhaël Aïvanhov

Anuncios