Que rico es encontrar a un hombre con las manos traviesas, que sabe cómo estimular nuestro gran tesoro (el clítoris), y que es capaz de hacerte llegar al orgasmo haciendo un buen uso de sus dedos y de su potencia.

Y digo que es rico encontrar a un hombre así porque no os creáis que es tan fácil. El clítoris, su forma, su cuestionada complejidad y en muchos casos el desconocimiento de la anatomía sexual femenina, son aun en pleno siglo XXI cuestión de debate.

Por eso, vamos a seguir en este blog con nuestra saga “nivel expert@s” y vamos a incluir en la lista del cunnilingus y felación este nuevo post “masajes en el clítoris nivel experto…”

Cuando una mujer se masturba y da igual si lo hace sólo con sus dedos o con algún vibrador, en el 95% de los casos la estimulación suele ir directa hacia el clítoris, nuestro “botoncito mágico”. Es decir, sus dedos aunque también entren y salgan y  estimulen otras zonas como los labios y punto G, la mayor parte del tiempo se detendrán ahí, en la parte visible y externa del clítoris.

Bien, si explico esto es para que todos entendamos que una mujer cuando está sola y se masturba, suele llegar al orgasmo de esta forma. Así que si quieres lograr que tu chica llegue al clímax contigo y se deshaga de placer, pon en movimiento tus dedos y sigue estas sencillas pautas que explico a continuación.

_6tow8-lF-M

Primero vamos a conocer a su majestad el clítoris:

En la imagen 1 observamos la vulva, la parte externa de la vagina. Todavía hay mucha gente que cree que el clítoris es sólo esa parte visible de la imagen, el botoncito mágico que decíamos antes.

En cambio si nos fijamos en la imagen 2, observamos como el clítoris tiene una forma mucho mayor y ramificada en la parte interna de la vagina. Y esto demuestra que la bolita que observamos externamente, el glande del clítoris, es solo la punta del iceberg de un órgano sexual que tiene mucho que ofrecer, llegando incluso a medir 10 cm y ofreciéndonos 8000 terminaciones nerviosas dispuestas a dar placer.

En la tercera imagen observamos la localización exacta del punto G.

bueno

Una vez conocemos estos datos entramos en materia:

De cómo empiece la cosa dependerá de si ya habéis estado un rato teniendo relaciones o no. Si la estimulación empieza de cero esta será mucho más suave al principio, si el clítoris ya ha tenido un juego previo se sobreentiende que la estimulación podrá ser mucho más potente, de todos modos empezamos de cero.

La postura influye mucho por supuesto, si ella se encuentra de pie seguro le costará mucho más llegar al orgasmo que si está tumbada y relajada.

Seguramente la postura más agradecida sea esa en la que la pareja esta tumbada en la cama, ella boca arriba y el de lado pasando el brazo debajo de su cuello, donde además las bocas tendrán una suculenta facilidad para encontrarse durante el proceso y aumentar ese placer con unos buenos y húmedos besos.

Otra postura interesante para masturbar a una mujer es esa en la que el hombre está tumbado boca arriba y ella se tumba sobre él boca arriba también. Tal y como observamos en la espectacular imagen siguiente…

Q4rew_F-Umo

De igual manera que se puede hacer en el sofá sentados, ella de cuclillas, de pie apoyada en una pared, ella tumbada en la mesa y él de pie, etc… Aunque creo que las dos anteriores son las más adecuadas.

Aunque la vagina lubrica por sí sola, al empezar hay que ayudar a esta. Lo correcto para que la lubricación  sea duradera es usar un buen lubricante, pero en la gran mayoría de casos la gente va a lo fácil y la saliva se convierte en el recurso más práctico.

Vamos a tocar el clítoris al principio como si de un objeto frágil se tratara, con delicadeza y suavidad, esto cambiará más tarde, luego espero que tengáis unos brazos fuertes y que no se cansen a la primera de cambio, hay vaginas que necesitan mucha caña jajaja…

Vamos a posar el dedo medio (o corazón) y el anular encima del capuchón del clítoris, los movimientos circulares sobre este son los más agradecidos al principio, hasta que la zona se habitúe a las caricias y empiece a demandar más intensidad. Con los dedos bien lubricados los movimientos deben ser similares y la presión constante pero no demasiado fuerte, notarás en su cuerpo las reacciones que le provocas y esos sencillos gestos son los que te indicarán si debes bajar o subir la intensidad.

Si se retira un poco de tus dedos quiere decir que vas demasiado rápido, si empieza a mover su pelvis y te sigue el ritmo sin problema vas por la senda correcta, tu chica empieza a disfrutar.

Si bien podrías hacerla llegar al orgasmo solo de esta forma, con los dedos en el clítoris sin ni tan siquiera introducirlos en la vagina, la cosa es mucho más interesante y placentera si vamos un poco más allá y pasamos de pajilla a pajote.

Vamos a adentrarnos en las profundidades y vamos a conocer al clítoris en su parte interna.

Primero solo un dedo, hasta que la lubricación sea óptima, no te precipites, hazlo lento, deja que ella se desespere un poco y te pida más, mete el dedo y sácalo suavemente, no llegues hasta el fondo, quédate en la entrada de la vagina hasta que notes como la lubricación de ella se hace evidente y entonces, mientras ella te mira con cara de deseo, mientras mueve su cuerpo en demanda de más intensidad, mete el dedo hasta el fondo y muévelo con ímpetu en la zona del punto G. El gemido de ella debe ser intenso y la vagina debe de estar preparada para recibir toda la caña que le puedas dar.

Ahora ya puedes meter dos dedos, puedes estimularla con algún vibrador o masajeador para el clítoris, ahora solo necesita potencia y constancia.

30

Bien, una vez que el placer y el deseo son evidentes, te toca echarle imaginación, lo que hagas con tus dedos a partir de aquí serán claves para que tu chica disfrute de una manera bestial y puedas notar esas maravillosas contracciones que certificarán el orgasmo.

Algunas ideas:

* No realizar movimientos monótonos, alterna las caricias en el clítoris con besos, toca sus pechos, besa su cuello… Cualquier cosa que hagas de más será de agradecer.

* No sólo te centres en el clítoris, desliza su lubricación por la vulva, acaricia los labios…

* Una vez hayas introducido los dedos, localiza el punto G y haz movimientos vigorosos y fuertes en la zona realizando una presión constante que podría desencadenar en un Squirting, si ella tiene la capacidad de tener un orgasmo a chorro. (No siempre sucede, de hecho son pocas las mujeres que consiguen tener un orgasmo de este tipo, pero aunque no eyacule de forma abundante, el placer que provoca la estimulación del punto G es simplemente maravillosa)

* Puedes introducir el dedo medio y anular en la vagina y posar el pulgar en la parte externa del clítoris para estimular todo el órgano sexual a la vez.

* Puedes introducir un dedo en su ano para conseguir un placer combinado, o si no una joya anal que te dejará las manos libres para centrarte en su vagina y conseguir un orgasmo más potente.

* Puedes masturbar a una mujer no sólo con tu mano o un juguete, sino también con tu pene. Las caricias externas cuando el pene está en erección también son muy placenteras y excitantes.

* Si bien decíamos antes que el comienzo debe de ser suave, una vez que la zona está excitada podemos hacer movimientos fuertes. Siempre y cuando haya especial cuidado en la higiene básica necesaria para masturbar a una mujer, que se centraría sobre todo en unas manos limpias y unas uñas cortas.

* Hay mujeres a las que les gusta que la masturbación sea fuerte y salvaje, las que demandan un cachete en el momento justo, a las que les gusta que aprietes su cuello con pasión y las que necesitan besos de esos en los que las lenguas inundan las bocas. Lo que le gusta a la mujer con la que estás lo iras aprendiendo con el tiempo, de hecho, lo mejor es que lo investigues todo y salgas de dudas, además de ir cambiando las formas de hacerlo para que no se vuelva monótono y rutinario. Antes de la penetración, en medio de un cunnilingus, al acabar, varias veces en la relación sexual, todo depende de lo que aguantes jajaja, si lo hacéis muy bien corremos el riesgo de volvernos multiorgásmicas y ese es un riesgo que a las mujeres nos gusta correr…

* Puedes hacer todo lo que creas necesario siempre y cuando a ella le guste, ahora bien, cuando notes que su cuerpo empieza a dar señales de que el orgasmo se acerca, concéntrate y marca un ritmo, sea del modo que sea que lo estabas haciendo, (externa, interna, combinado, con un juguete) y mueve tus dedos de igual manera, sin hacer muchos cambios y con una potencia similar, que lograrán que ella se corra de una manera salvaje y satisfactoria.

* Deja tus dedos dentro y espera unos segundos para retirarlos suavemente, observa a esa mujer a la que le acabas de regalar un orgasmo y disfruta de las vistas, disfruta de tener unas manos de oro y siéntete orgulloso.

rthtree

Sobra decir que cada mujer es un mundo, por eso es importantísimo que nosotras tengamos la absoluta claridad y confianza para decir que es exactamente lo que nos gusta más y de qué modo sentimos más placer, así que nada de chicas calladitas y vergonzosas, que ya no estamos en edad de reprimir nuestros instintos, exprésate…

A veces nos centramos mucho en la penetración, porque es deliciosa y también se llega al orgasmo con ella (siempre y cuando exista buena fricción en el clítoris) y nos olvidamos de que existen otros métodos mucho más efectivos y rápidos para que la mujer alcance el clímax.

Esta es la principal tesis de un reciente documental que ha ganado el premio Imaginarium 2014 dirigido por Charles Borowicz, Barnaby Aaron y Trisha Borowicz, en el que se explica que el orgasmo femenino no encierra ningún misterio y que la mejor forma para conseguir que una mujer alcance el orgasmo es acariciando el clítoris, una forma de estimulación que proporciona satisfacción a casi todas las mujeres.

Aunque la tesis principal de la película es desmontar el mito vaginal para reforzar el clitoriano, su autora considera que cada persona debe ser la que averigüe qué es lo que la satisface y que no debemos olvidarnos, que no hay nada que proporcione un orgasmo más intenso que la mano de la propia mujer acariciándose a sí misma.

Así que centrémonos en lo verdaderamente importante y enseñemos a nuestras parejas a tocar, acariciar y activar nuestro clítoris, empecemos a reclamar esta modalidad sexual en las relaciones y no nos conformemos con quedarnos a medias. Que una buena masturbación es clave para demostrar, que el orgasmo femenino no es difícil de alcanzar.

Así que señores sepan esto: el mundo está en sus manos, el orgasmo está en sus manos, aplíquense y conviértanse en todo unos expertos… Sus mujeres se lo agradecerán.

Besos!!

Anuncios